Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/08/14

Ilegales

Casi trescientos llegaron ayer en pateras. Hacen el signo de la victoria cuando son detenidos, porque eso obliga a las autoridades a aplicar la ley, y darles u mínimo de cobijo.
Estamos desbordados. ¡Qué terrible declaración! Un país de más de 45 millones de habitantes está desbordado porque en los campos de concentración para los que huyen del hambre y la violencia se hacinan unos pocos miles de personas.
Desbordados. Horror.
De cuando en cuando, hay algún reportaje en la prensa en el que se rememora la salida de España de casi medio millón de huidos de la guerra en febrero de 1939. No faltan los juicios severos sobre Francia, sus habitantes y sus autoridades.
¿Valdría de algo comparar? ¿Podemos imaginar que cuatrocientos mil subsaharianos se presentaran en España de golpe? ¿Qué haríamos, dispararles?
Francia dio un refugio duro, incomodo, bestial a veces. Pero dio un refugio. Y entonces sí que fueron desbordados por aquella marea que pasó la frontera en apenas una semana.
Hace pocas semana estuve en aquellos lugares, y percibí la injusticia de ese recuerdo. Y percibí otra más, que quizá viene bien a cuento ahora: la frontera está llena de memoriales del exilio. Placas, monolitos, modestos monumentos a los catalanes que tuvieron que irse.
¿Catalanes? ¿Nadie se ha molestado en aprender que eran españoles de todas partes? Españoles que gozaron de la solidaridad catalana durante la guerra (casi un millón de refugiados en un país que rondaba los cuatro millones de habitantes).
¡Qué generosa fue Cataluña durante la guerra con el resto de España! ¡Qué cicateros, indecentes, una gran parte de sus actuales dirigentes, nacionalistas, que prefieren olvidar aquella generosidad con tal de inventar una opresión actual que no existe!
Desbordados, ahora, entonces, unos y otros.
¿Podemos pararnos a pensar un poco sobre estas cosas?

Anuncios

Read Full Post »