Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/05/14

Aranjuez (2)

Hay dos tipos en Aranjuez que me parecen sobresalientes.

Ambos son gente muy leída (insultantemente leída), periodistas, escritores y militantes gay.

Héctor Anabitarte es uno de ellos. Yo le conocí hace muchos años, en los ochenta, cuando andaba por el mundo repartiendo condones para que los homosexuales tomaran conciencia sobre el SIDA. Un tipo valiente, enfrentado a la incultura y a la homofobia.

El otro es Ricardo Lorenzo, que trabajó, junto con Héctor, en el País Vasco en momentos muy difíciles. Vilipendiado por EGIN y todos sus secuaces. Otro luchador.

Ambos tienen una importante característica para mí: no reivindican para su idea de lo que debe ser la izquierda a un movimiento tan turbio como fueron los Montoneros, unos peronistas presuntamente de izquierda que cayeron torturados y asesinados a centenares por los militares asesinos de Massera y demás. Eso no quita para que yo considere que es una estirpe ideológicamente espantosa, que ayudó a provocar el golpe de Argentina con sus actitudes provocadoras y disparatadas.

A veces descubro en mí mismo una faceta repugnante, que intento domesticar, y es una actitud que roza la xenofobia hacia ciudadanos argentinos. Y creo que está provocada en parte por estos montoneros que siguieron predicando su estúpido mensaje una vez exiliados. Sigue habiendo muchos en España.

Héctor y Ricardo no tienen nada que ver con toda esa basura.

Me gustan estos tipos cultos, peleones, carentes de arrogancia y desprendidos. 

Anuncios

Read Full Post »

Niñas nigerianas

Me urgen mis hermanas a que escriba sobre la niñas secuestradas por fundamentalistas en Nigeria.

No se me ocurre nada. 

¿Añade algo mi dolor, mi impotencia, a lo que sucede allí?

Read Full Post »

Aranjuez

He paseado este fin de semana por los jardines y los alrededores del palacio.

Aranjuez es una ciudad digna del ilustrado que la impulsó. Calles trazadas a cordel para hacer la vida más fácil a sus ciudadanos, no para ayudar a las ametralladoras represivas, como dicen que se pensó una parte de Paris, bueno, que lo pensó Haussman. Claro, que entonces, cuando Carlos III, no había ametralladoras.

Una ciudad que, curiosamente, conserva, junto con sus fuentes, parterres y magnolias (enfermas ahora) descomunales, una caterva de bestias furiosas que, a la primera de cambio se visten con camisa azul y amenazan a los rojos de muerte. Por fortuna se quedan en el vocerío, sólo en eso, por mucho miedo que den.

 

Se conserva también mi querida Cuchi, que hace un rabo de toro y unos callos inigualables. Y manolo, aunque ya no puede ejercer, por culpa de la edad, el mejor furtivo de la zona. De su habilidad vivía su familia: durante años, mataba pajaritos, liebres y lo que pasara por delante de sus narices, y pillaba hierbas o alcachofas para que Cuchi las convirtiera en deliciosos manjares para unos hijos que comían como salvajes.

Lo único que no se conserva allí es el Tajo, que languidece, se va convirtiendo en una balsa de cieno por el maldito trasvase.

Y los ribereños dicen, cargados de razón, que está bien la solidaridad con la huerta murciana, pero que un poco más de agua ayudaría a que creciera la propia.  

El Tajo desemboca ya en el Mediterraneo, no en el Atlántico.

Read Full Post »

Raimon

No es un mérito, se trata sencillamente de una cuestión de edad. Yo coincidí en Madrid con el concierto de Raimon en la Universidad Complutense. Me quedé fuera, mitad por pereza, mitad por miedo, mitad porque me apetecía más ver el lío que se notaba en el exterior de la Facultad. ¡Cuántas mitades tengo! Pero sí estuve entero en el follón que se montó después, hasta Moncloa. A la policía no le gustaba nada aquello de que se cantara en catalán a cosas como la libertad. Iba con mi novia, Maica, que es una de las mujeres más valientes que he conocido en las broncas callejeras de la época. Acudía a todas y nos tomábamos de la mano para escapar de las bestias ataviadas de gris.

Canté las cosas de Raimon como lo hacía casi todo el mundo. Era difícil emular algunos de sus gritos, se le quedaba a uno la garganta atrofiada.

Lo cierto es que ha aguantado bien el paso de los años. Tenía y tiene una fuerza inigualable. Y todos sabíamos traducir el contenido de sus canciones que llegaban hasta el estómago, con el “diguem no”, o “Les mans”.

Me gustaba Raimon y me sigue gustando. Un hombre arrojado, además de buen poeta y asimilador de otros poetas.  

Y ahora ha dicho algunas cosas sobre la independencia de Cataluña que han provocado un lío fenomenal. Uno lee sus declaraciones y no hay nada en ellas que pueda provocar escándalo ni conmoción. Son prudentes y hasta dubitativas. Pero ha expresado que él no es independentista. ¡Por dios, si estaba obligado!

Menuda cuadrilla de estúpidos se ha arrojado sobre él. No pueden soportar que no sienta lo que ellos sienten cuando le escuchan. Al parecer uno está obligado a su público, no a sí mismo.

Me gusta Raimon.

Read Full Post »