Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/10/12

Pilar Ruiz

 

A Pilar Ruiz le han pasado siempre cosas muy fuertes. Cuando era una cría, se la llevaron a Francia porque su padre era socialista y las tropas franquistas entraban a sangre y fuego en Euskadi (que estaba ya bastante a sangre y fuego). Después, estuvo en Francia y la familia logró volver a España, a un pueblo de Cataluña. Cuando Franco volvió a entrar donde ella estaba, ya no huyeron los Ruiz. Se fue con su madre andando hasta su pueblo, Hernani, en Guipuzcoa. Al llegar, vieron como sus bienes habían sido saqueados por piadosos vecinos. Y los Ruiz tuvieron que empezar de nuevo, callados, sin poder denunciar las tropelías a las que les habían sometido. Pilar se casó con un buen tipo, de apellido Pagazaurtundua, y tuvo tres hijos, Joseba, Iñaki y Maite. Todos fueron siempre de izquierda. Joseba coqueteó al final del franquismo con el entorno de ETA, pero lo dejó a tiempo, sin haber tenido relación ninguna con hechos de sangre. Se afilió al PSE y fue sargento de la Policía Municipal de Andoain. Cumplió con su deber y reventó comandos y persiguió a asesinos. Por eso le persiguieron los asesinos, ante la indiferencia de sus jefes políticos del ayuntamiento del pueblo y de la propia policía gobernada por el PNV. Le acabaron matando. Su madre no paró desde entonces de dar la cara, de exigir justicia. En una ocasión se enfrentó al obispo Setién en plena calle para reprocharle su connivencia con los asesinos. No callaba, ni calla, esta mujer, que se negó a abandonar su casa en San Sebastián pese a las presiones de los que siguen sin arrepentirse.

Ahora, Pilar ha tenido que abandonar su ciudad porque se ha roto una cadera. Es una mujer admirable. La cuida su hija Maite Pagaza, que ha heredado de su madre el valor y la claridad de ideas. De ella tendremos mucho tiempo para hablar. Hace unos días le hicieron un homenaje en el Kursaal, en Donostia. No pude ir. Pero creo que sabe que la admiro a ella tanto como a Pilar. Tendremos mucho tiempo para hablar. Porque estas mujeres tienen cuerda para rato.

Anuncios

Read Full Post »

Euskadi

Moraleja: el blog hay que escribirlo como si fuera un periódico. No se puede uno dejar llevar por la inmediatez. Mi amigo Xavier Pericay me avisa de un error garrafal: he escrito que la participación en Euskadi no llegó al 50 %, cuando pasó del 65. Lo que quería era meterme en el porcentaje de voto de abstención que no ha acudido al que, posiblemente, fuera su lugar natural. Por no releerse a uno mismo (que suele ser aburrido), ahí quedó la cosa. Pero no les aburro: es una sociedad enferma. Habrá tiempo de entrar en lo de destripar las estadísticas. Pido excusas por el apresuramiento.

Read Full Post »

Sociedad enferma

Es cierto que el PSOE se ha ganado a pulso perder un enorme cuota de influencia entre sus electores. Una política vacilante en asuntos tan sensibles como su visión de estado (de España), y sobre la violencia (España también, aunque se haya localizado en Euskadi).

Pero acordado eso, también podemos reconocer que la apuesta electoral de los vascos ha sido, cuanto menos, rácana. A mí me parece que, incluso, se podría calificar de enferma. En eso coinciden los resultados del PSE y los del PP. Son dos fuerzas políticas que han defendido la libertad y la Constitución, cuyos militantes se han jugado la vida sin entrar en la competencia de la chulería y el matonismo. Y los electores les han castigado sobre todo con la abstención. El índice de participación en las elecciones vascas no ha llegado al 50%. Hay un 50 % de vascos que no se han definido. Eso es largo de explicar. Pero hay una inmediata conclusión: la mayoría de los vascos no ha sido capaz de reconocer que ha habido una serie de conciudadanos que han lucha por su libertad.

Yo pienso que Euskadi alberga una sociedad enferma.

Read Full Post »

Más sobre Schiele.

En Munich se celebró una exposición muy amplia de la obra de Schiele, cuyo comisariado ejerció una mujer española muy joven, Helena Pereña. Hay un espléndido catálogo.

Me cuesta mucho encontrar otro pintor con  tanta fuerza para abordar cuestiones como la miseria (esos niños), o el sexo (esas mujeres sin belleza, pero abiertas de piernas de una forma perturbadora). He visto a esas mujeres de Schiele mientras leía sobre la muerte de la pobrecita Silvia Kristel. ¡Cuánta asepsia había en la holandesa! Schiele era un guarro sublime.

Hay un pintor español casi clandestino que me provoca sensaciones parecidas. Le conoce muchas gente por sus facetas de dibujante de cómics, autor de viñetas para periódicos o de portadista de libros con la firma de El cubri, que comparte con Felipe Hernández Cava. Hablo de Pedro Arjona, que ahora vende dibujos suyos en la red (buenísimos), pero atesora en su casa docenas de cuadros con mujeres salvajes.

Read Full Post »