Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18/10/12

El nuevo Dencàs

Josep Dencàs fue un siniestro personaje que llegó a dirigir la conselleria de Governació de la Generalitat catalana en 1934. Dencàs fue también el principal dirigente de una organización fascista llamada Estat Català, que no solo preconizaba la independencia de Cataluña sino que se dedicaba a secuestrar, torturar y, en algún caso, a matar anarquistas. En 1934, el 6 de octubre, cuando el president Companys proclamó el Estat Català, organizó grupos paramilitares que pretendieron imponer por las armas la declaración unilateral de independencia lanzada por Companys. Cuando el general Batet, que era el jefe de la Región Militar, abortó la intentona, huyó por una alcantarilla, dejando a sus hombres en la estacada. Tuvo que marcharse, tiempo después, cuando se produjo el golpe de Estado franquista, pero no porque los rebeldes le fueran a capturar, sino porque los anarquistas le querían ajusticiar, como hicieron con dos de sus más directos cómplices en la represión de los años 30, los hermanos Badía.

Una historia gloriosa, como se ve. Dencàs pudo pasar sus últimos años ejerciendo en Argelia su profesión de farmacéutico al frente de una organización benéfica que financiaba un industrial catalán, Abelló.  Y allí murió en paz. No sabemos si consigo mismo, aunque es probable que sí, porque era un fanático.

Dencàs va camino de recibir la beatificación catalanista. Y su ejemplo puede perdurar.

Un tipo que no parece ser un dechado de inteligencia, que es conseller de lo policial, lo mismo que fue nuestro héroe, quiere emularle. Se llama Felip Puig, y los chavales indignados que se manifestaron en la calle en Barcelona saben cómo se las gasta. Ahora, Puig, ha declarado que en el caso de que haya discrepancia entre España (a la que él suele llamar “el Estado”) y Cataluña, los Mossos de Esquadra cumplirán con su deber siendo fieles a la democracia en lugar de la legalidad. La democracia del clamor, que preconizaba el mayor y más inteligente teórico del nazismo, llamado Carl Schmitt, frente a la legalidad que es lo que garantiza la libertad, segun todos los filósofos decentes.

Cada vez tenemos más lumbreras para azuzar la bronca.

 

Anuncios

Read Full Post »